Sólo quise fluir... Y sentí la mágica conexión entre el atador, las cuerdas y yo misma.