Una vez subida a las cuerdas sentí esa magia que me hizo olvidarme del mundo.