El abrazo tenso de las cuerdas se adhiere a tu piel

creando una cuna de nudos que te sostiene en el aire.