Cuando las cuerdas me arrebataron los sentidos...