Tu cuerpo siente la protección y seguridad que conceden las cuerdas

mientras que tu mente experimenta la mayor de las libertades.