Entre nervios y esperas, de repente, sientes el dulce abrazo de las cuerdas...

Dolor y placer que hacen que te evadas del mundo. Nada existe ya.