Las palabras que mejor definen esta experiencia son paz interior y libertad espiritual.