El único abrazo que paraliza el mundo y el tiempo.

El abrazo de las cuerdas.