Las cuerdas te enganchan y ya no quieres salir de ellas.