Nervios, sudor y adrenalina dejaron paso a relax, felicidad y paz.