Y sentí la libertad entre ataduras terrenales...