Para mí es un acto de entrega. Cuando estoy atada entro en éxtasis y no sabría

distinguir lo que es dolor y lo que es placer porque ambos se funden en uno.