La piel se vuelve adicta a la sensación de ser atada.