Cautiva, en un adentro que nadie habita.