Desconecté del mundo exterior para dejarme llevar

por el balanceo más intenso que jamás he sentido.