Sentirse como en un paraíso con cielos rojos como el infierno.