Poco a poco las huellas de las cuerdas desaparecen de mi piel...

Pero no puedo decir lo mismo de mi alma...