En el primer momento en que la cuerda roza tu piel el vello se eriza.

Las manos de tu atador y tu cuerpo se unen para hacerte volar.