Es un ejercicio de relajación y confianza. Si consigues ambas cosas llegas a un estado de calma total que va más allá de los sentidos.