El cuerpo deja de pertenecerte.

El mundo exterior desaparece y te inunda una profunda serenidad.