Y en un instante no había ni espacio ni tiempo, solo magia