Poco a poco sucumbí al encanto de las cuerdas.