Para quienes nos gusta la tormenta fue como un huracán de sensaciones. 

Sentir el cuerpo llevado al límite. Y después llega la calma. La paz.