De los nervios al relax más absoluto en el abrazo de las cuerdas.